Aunque, la  profesión de Aparejador, hoy Arquitecto Técnico, es una profesión técnica que figura entre las más antiguas de nuestro país, hasta 1.855 no se creó de forma oficial, en todas las Academias de Nobles Artes, la enseñanza de Aparejador. Poco después en 1895, se establece una nueva reglamentación de los estudios que se adscriben oficialmente a las Escuelas de Arquitectura. Pero hay que esperar hasta 1935 para conseguir la intervención obligatoria del Aparejador en toda obra de Arquitectura. Por otra parte el Decreto de 10 de Agosto de 1955, desvincula las Escuelas Oficiales de Aparejadores de las de Arquitectura.

Por fin los estudios alcanzan rango universitario con la Ley General de Educación de 1970, que dispone la integración de las Escuelas de Arquitectura Técnica estatales en las respectivas Universidades. Posteriormente la Escuela cambió su denominación por el de Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica y la profesión pasó de Aparejador a Arquitecto Técnico en el año 1971, mediante el decreto 265/1971. 

El 18 de Julio de 2013 se publica en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid la Orden 2090/2013 de 27 de Junio por la que se autoriza el cambio de denominación de la Escuela por la actual, Escuela Técnica Superior de Edificación.

En cuanto a la Escuela como centro de estudios, la primera noticia que tenemos de interés del Ministerio de Educación y Ciencia por construir un edificio, que entonces se llamaba Escuela Técnica de Aparejadores de Madrid, se produce el 10 de marzo de 1958, cuando el Director General de Enseñanzas Técnicas se dirige al Director de la Escuela, D. Fernando Madrazo y Torres para que proponga tres Arquitectos que redacten urgentemente el proyecto de Obras.

Un año después se aprueba el proyecto de obras de construcción del edificio y posteriormente en diciembre de 1960 se adjudican las obras finalizándose la construcción en el año 1962, por lo que el edificio ya ha cumplido 50 años.